in ,

Rusia bloquea Telegram por no permitir que espíe a sus usuarios

El fundador de Telegram se niega a brindar acceso confidencial al gobierno de Putin

Telegram

Rusia bloqueará definitivamente Telegram en todo el país. El gobierno de Putin exige a Telegram que entregue las claves de encriptación para poder “monitorizar a posibles terroristas potenciales”.

Telegram se ha negado a entregar las claves afirmando que ni ellos mismos tienen acceso a las claves de cifrado de sus usuarios, por lo que un tribunal de Moscú, a pedido de Roskomnadzor, el regulador ruso en el campo de las comunicaciones ordenó hoy el bloqueo en toda Rusia.

El fundador de Telegram, el ruso Pável Dúrov se ha pronunciado al respecto:

El poder que tienen los gobiernos locales sobre las corporaciones de Tecnologías de la Información se basa en el dinero. En un momento dado, un gobierno puede bloquear sus acciones al amenazar con bloquear las fuentes de ingresos de sus mercados y forzar a estas compañías a hacer cosas extrañas (recuerda cómo el año pasado Apple trasladó los servidores de iCloud a China). En Telegram, tenemos el lujo de no preocuparnos por las fuentes de ingresos o las ventas de anuncios. La privacidad no está a la venta, y los derechos humanos no deberían verse comprometidos por temor o avaricia…

Dúrov, que en 2013 creó Telegram junto a su hermano, declaró en su momento que no compartiría datos o códigos con terceros, incluidos los gobiernos. El servicio de mensajería, cuyo éxito ha crecido muy rápidamente, está en el punto de mira de varios países, que lo acusan de facilitar las comunicaciones entre terroristas del grupo Estado Islámico.

Escrito por Ángel Grimaldo

Consultor Senior de Marketing Digital. Más de 10 años de experiencia como parte del equipo de varios e-commerce y escribiendo en publicaciones digitales.
Puedes seguirme en Twitter o ver más de mi trayectoria profesional en LinkedIn.
Me olvidaba, me puedes retar en Steam.

Deja un comentario

Juegos Livianos Android

5 juegos ligeros y divertidos para Android

Mario Costeja González

Google pierde un caso de derecho de olvido